No te pierdas
Home > Alimentación > El aliento a veces “avisa” de problemas de salud
mal aliento

El aliento a veces “avisa” de problemas de salud

En la mayoría de los casos el mal aliento se produce por un problema en la cavidad oral pero no siempre es así. A veces el olor del aire que exhalamos puede dar información sobre alteraciones que afectan a otros órganos del cuerpo.

Entre un 85 y un 90% de los casos de halitosis están originados en la cavidad oral (por una higiene deficiente , por culpa de la gingivitis o de la periodontitis…) pero su presencia también puede alertar de otros problemas de salud. Analizarlo incluso puede servir para diagnosticar enfermedades a otros niveles.

EL PROBLEMA PUEDE “NACER” EN EL SISTEMA DIGESTIVO

El mal aliento a veces puede indicarnos también que existe algún  tipo de alteración relacionada con el sistema digestivo.

Alimentos “escondidos”. El esófago tiene unas capas musculares que ejercen la presión necesaria para “tragar”. En ocasiones en esa musculatura existen (o se forman por algún motivo) unos “saquitos” o divertículos que si se llenan de alimento pueden emanar mal olor.

Ácido que se escapa. El ácido del estómago sirve para descomponer los alimentos y se supone que no debe salir de ahí pero en algunos casos, por determinadas circunstancias (como una hernia de hiato), el ácido “sube” del estómago hasta la boca. El olor de ese ácido es fuerte.

Una obstrucción intestinal. Es poco común pero el mal aliento también puede ser provocado por la presencia de alguna obstrucción de estómago o intestinos que también produce mal aliento.

UNA ALTERACIÓN EN EL SISTEMA RESPIRATORIO

Algunas alteraciones que afectan a los diferentes tejidos y órganos que conforman el aparato respiratorio también pueden ser las que causan el mal aliento:

Por la presencia de bacterias. Las infecciones pulmonares (abscesos, o tuberculosis) o las dilataciones permanentes en los bronquios que conllevan la presencia de bacterias pueden condicionar la presencia de mal aliento.

Respirar mal influye. Las personas que respiran por la boca tienen más riesgo de sufrir halitosis porque hacerlo así afecta a la composición bacteriana de la saliva.

Presencia de moco. Hay personas en las que, tanto por una malformación como por una alergia estacional, se produce un goteo nasal hacia la boca (rinorrea posterior) y eso hace que se acumule mucosi-dad en la parte trasera de la lengua. Las bacterias de esas gotitas de moco pueden provocar también mal olor que se traduce en halitosis.

mal aliento

OTROS PROBLEMAS DE SALUD QUE PUEDEN PROVOCARLO

Un fallo en otros órganos o funciones corporales que nada tienen que ver con la salud oral pueden dar origen a una alteración del aliento. El tipo de olor puede dar pistas sobre ello:

Por un problema en el hígado. Una alteración crónica en la función del hígado puede acompañarse de la expulsión de un aliento bastante característico, similar al del olor del pescado. Al médico no le resulta difícil llegar a un diagnóstico porque suele acompañarse de otros síntomas secundarios asociados.

Puede venir del riñón. Una insuficiencia renal en un estadio bastante avanzado puede provocar que se produzca un aliento cuyo olor es similar al del amoníaco.

Una alteración de la glucosa. Cuando el organismo no tiene insulina, ante la imposibilidad por parte de la glucosa de entrar a las células para “nutrirlas”, produce energía a partir de otros nutrientes (como los lípi-dos). Este proceso se llama cetoaci-dosis diabética y produce un olor característico, similar al que emanan las manzanas. Es sintomático de la diabetes 1 y su aparición suele constituir una urgencia médica.

¿Y si no viene de la boca?

Coloca un pañuelo limpio muy cerca de tu boca. Pinza la nariz con los dedos y exhala. Fíjate en el olor. Haz lo mismo cerrando la boca y sacando el aire por la nariz. Si el olor desprendido aparece tanto cuando exhalas por la boca como cuando lo haces por la nariz puede indicar que el problema no está originado en la boca, sino en otro lugar del organismo.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

ensaladas

7 razones para tomar ensaladas

Te ayudan recuperarte de los excesos del verano y, envasadas, te las puedes llevar para ...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to friend